El agotamiento de los recursos metálicos críticos

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

La defensa a la opinión de la mayoría de los climatólogos sobre la amenaza grave y catastrófica del cambio climático antropogénico ha desatado una controversia que se explica desde un punto analítico poco divulgado. Los geólogos, han desarrollado investigaciones que ponen en tela de juicio las afirmaciones de los climatólogos y ambientalistas sobre la gravedad de las actividades humanas. Existen multitud de estudios que modelan y predicen los cambios climáticos basados principalmente en la física atmosférica, pero ninguno ha simulado una aproximación de las variaciones observadas en las temperaturas globales o en los niveles del mar. A pesar que son modelos complejos, no se involucran múltiples componentes, limitándose a una sola variable, como el CO2. El análisis debe de partir con los ciclos naturales climáticos registrados en la escala de tiempo geológicos, registrando temperaturas mucho más altas en ciclos geológicos pasados. Las temperaturas de la Tierra durante los últimos 11.000 años basados en el núcleo de hielo de Groenlandia muestran periodos tanto de calentamiento como de enfriamiento. Es natural que el cambio climático produzca fenómenos meteorológicos que son catastróficos para poblaciones que se encuentran en áreas topográficamente vulnerables.

El IPCC se ha encargado de plantear una hoja de ruta para todos los políticos a nivel global, la toma de decisiones gira en torno a remediar los efectos percibidos de la liberación de CO2 antropogénico y de otros gases que han generado alteraciones en la atmosfera desde la Revolución Industrial. El objetivo a nivel global es alcanzar las Cero emisiones para el 2060, lo que implica un equilibrio entre las emisiones de gases de efecto invernadero producidas y las emisiones de gases de efecto invernadero eliminadas. La transición hacia las energías renovables ha producido un efecto negativo sobre el medio ambiente. Primero, las tecnologías energéticas bajas en carbono o renovables, son la energía solar, eólica y los vehículos híbridos, eléctricos y aquellos que hacen uso de pilas de combustible de hidrogeno. Para la producción de estos productos se hace necesario la explotación de más de 15 metales, entre los que se encuentra el litio, aluminio, hierro, cobalto, níquel, cobre, galio, selenio, plata, cadmio, indio, telurio, platino, neodimio y disprosio. Para los paneles solares se hace necesario el seleniuro de cobre, indio y galio, mientras que el neodimio y el disprosio se utiliza para imanes permanentes en la generación de energía eólica. Estos metales son críticos y en el afán de cumplir la ambiciosa meta de cero emisiones se está generando una situación de distribución desequilibrada, daños sociales, económicos y por supuesto ambientales.

Después de la Segunda Guerra Mundial los estándares de vida subieron en los países desarrollados, particularmente en Estados Unidos, donde hubo mayor consumo de recursos naturales. Muchos geólogos expresaron su preocupación por el uso de minerales y metales limitados. La guerra fría también provocó que países vulnerables a los metales como Estados Unidos, acumulara metales de importancia estratégica. China, ha equilibrado exitosamente la explotación minera, convirtiéndose en productor líder de muchos metales y así lograr impulsar el desarrollo de la industria manufacturera.

La problemática que abarca las energías renovables parte de tres puntos: 1) escasez y agotamiento terminal de recursos, por ejemplo, el cobre es sumamente importante ya que sustenta el crecimiento económico global y es usado en todas las tecnologías bajas en carbono. Los yacimientos de estos metales son complejos no solo por el riesgo que conlleva la extracción sino el impacto negativo en el medio ambiente; 2) vida útil limitada, estimada en un promedio de 15 a 20 años tanto para instalaciones de tierra o mar; y 3) falta de un plan que permita el reciclaje comercial, por lo cual, se opta por cementerios de desmantelamiento tanto de paneles solares y turbinas eólicas, se estima que para el 2050 habrá más de 80 millones de toneladas de paneles solares(1) desmantelados contrariando el principio de energías limpia y de cero emisiones.

Cabe preguntarse si el deseo de reducir y eliminar las emisiones de CO2 justifica el agotamiento severo o prácticamente terminal de los metales necesarios para la producción de tecnologías bajas en carbono, sin dejar de lado el aumento del coste de la energía limpia vs la energía procedente de los combustibles fósiles.

¿La adopción de una matriz energética limpia esta causando mayores problemas ambientales de los que se intentan resolver?

Los conflictos que actualmente se están desarrollando a nivel mundial son debido al manejo y control total de minerales y metales estratégicos, convirtiéndose en productos vitales para el desarrollo económico. Por ejemplo, la pandemia del COVID-19 provoco alteraciones en el mercado mundial y el reciente conflicto en Europa Oriental ha causado suspensión en el suministro de energía a Europa. Esta situación hace necesario que se debata el uso de tecnologías limpias como el hidrogeno y la energía nuclear como alternativa a las tecnologías solar y eólicas, dadas sus ventajas en viabilidad aplicativa a mediano y largo plazo.

El análisis de la situación actual de las energías limpias confirma la obsesión de mejorar los  estándares de vida  de países desarrollados mientras otros  padecen las indolencias de dicha transición.

  • Crownhart, C. (2021). Solar panels are a pain to recycle. These companies are trying to fix that.Retrieved January13, 2022.