Ejército Argentino: un juramento de 200 años de fidelidad

Hoy es el Día del Ejército Argentino. Un ejército que, en sus más de 2 siglos de vida, se engrandeció y coronó de Gloria tras sus múltiples demostraciones de valor y fidelidad por la Patria. Un ejército que puede jactarse de haber rechazado en más de una oportunidad al Imperio más poderoso del mundo en el siglo XIX, el Británico; un ejército que enfrentó sin titubeos a los grupos terroristas que sembraron con terror y sangre inocente su doctrina socialista de hambruna y resentimiento, azotando el territorio argentino en la década del 70′; un ejército que volvió, 100 años más tarde, a mojarle la oreja al Reino con la mejor flota del mundo, y que en esa gesta de heroísmo sin igual nuestros soldados dieron paso a la Inmortalidad para convertirse en centinelas eternos de nuestras Islas, y verdaderos Héroes de la Patria. Un ejército que, 213 años después de su creación, arrastra la herida que le dejó tanto sacrificio patriótico y que hoy es burlada por la politiquería de turno como manera de demostrar el rencor y la venganza que aflora en el pensamiento izquierdista que nos gobierna.

Hoy se cumple un nuevo aniversario de un ejército que prácticamente nació con la Patria misma, tan sólo unos días después de la Revolución. Fue creado por la Primera Junta de Gobierno para organizar las primeras unidades de defensa ante un Virreinato que se negaba a aceptar la emancipación del Pueblo criollo y empezaba a organizarse para reprimir, inútilmente, las ansias de Libertad que se habían sembrado en nuestros próceres por aquellos tiempos, y que florecerían 6 años después con la formación del Ejército Patriota, que iniciaría el camino hacia la Independencia y su consecuente declaración aquel gran 9 de julio.

El 28 de mayo de 1810 se gestó el Departamento de Gobierno y Guerra, cuyo secretario fue Mariano Moreno. De inmediato, se expidió un bando de la Junta que ordenó la entrega de armas de cualquier tipo en poder de los particulares, con el propósito de asegurar el armamento de una fuerza orgánica. Al día siguiente, el 29 de mayo, la Primera Junta dio nacimiento formal al Ejército Argentino al reconocer el trabajo de las tropas militares durante el proceso revolucionario, elevó a Regimientos a los batallones existentes y reorganizó las unidades dispuestas en todo el territorio. En dicha proclama, se exaltó la actuación que las tropas militares habían tenido en esa semana de mayo tan trascendental para la historia argentina, y que, como ya se señaló, sería el puntapié para años más tarde lograr la tan ansiada independencia y la formación del Ejército, hasta llegar a cómo se lo conoce en la actualidad.

Por este motivo, cada 29 de mayo se celebra la creación del componente terrestre de las Fuerzas Armadas. Actualmente, sus integrantes se forman de acuerdo al régimen democrático, comprometidos con la defensa nacional para proteger la soberanía. Quienes integran este componente terrestre de las Fuerzas Armadas están a cargo también de la protección de los recursos naturales, el medio ambiente y la integridad territorial.

Desde los espacios nacionalistas que integra la ciudadanía argentina, esperamos con esperanza ciega que las generaciones venideras logren concientizar las mentes de los gobernantes para al fin comenzar a devolverle a nuestra Defensa Nacional el lugar de importancia que le corresponde, y a quienes conforman este cuerpo el máximo respeto y dignidad que se merecen por tener el honor y la valentía de servir con su vida al Pueblo Argentino. Porque, como diría la diputada nacional Victoria Villarruel, “sin Defensa no hay Soberanía”.