Deutsche Bank pagará U$S 75 millones a víctimas de Epstein por beneficiarse del esquema de tráfico sexual

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

The Journal, citando a personas familiarizadas con el asunto, dijo que Deutsche Bank no admitió haber actuado mal.

Deutsche Bank se benefició financieramente al apoyar a la «organización de tráfico sexual de Epstein para violar, agredir sexualmente y traficar sexualmente de manera coercitiva a la Demandante Jane Doe 1 y a los numerosos otros miembros de la Clase», dice la denuncia original, que se presentó en un tribunal de EEUU en New York.

Epstein comenzó a operar con Deutsche Bank en 2013 después de que JPMorgan Chase cerrara sus cuentas, informó el Journal.

Una mujer no identificada, aparentemente la misma que en el caso Deutsche, y las Islas Vírgenes de EEUU presentaron demandas separadas contra JPMorgan a fines del año pasado, acusando al banco de facilitar los delitos de Epstein al ignorar las advertencias y continuar manteniéndolo como cliente hasta 2013.

Según documentos judiciales, las citaciones en esos casos se han dirigido a varias personas conocidas a las que Epstein posiblemente se refirió a JPMorgan como clientes, incluidos Elon Musk y el cofundador de Google, Larry Page.

El banco ha negado las acusaciones y ha presentado su propia demanda contra el exejecutivo Jamie Dimon por sus vínculos con Epstein.

Anteriormente, en 2020, Deutsche Bank acordó pagar una multa de 150 millones de dólares impuesta por la Reserva Federal de Estados Unidos por fallas en sus controles contra el lavado de dinero relacionadas con las transacciones de Epstein y otros clientes. Además, en 2021, Deutsche Bank llegó a un acuerdo para cerrar la relación comercial con la empresa de Epstein y liquidar su cuenta.

“Reconocemos nuestro error de incorporar a Epstein en 2013 y las debilidades en nuestros procesos, y hemos aprendido de nuestros errores y deficiencias”, dijo Deutsche Bank en julio de 2020.

Epstein fue condenado en Florida en 2008, pero cumplió solo 13 meses en la cárcel en virtud de un acuerdo de culpabilidad secreto.