China ejecuta a un hombre y su amante por asesinar a sus hijos de un matrimonio anterior para formar una nueva familia

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Zhang Bo y su novia Ye Chengchen murieron mediante inyección letal el miércoles después de que el Tribunal Superior de China aprobara recientemente sus sentencias de muerte, informa China Daily.

Zhang fue declarado culpable de arrojar a sus dos hijos por la ventana de un apartamento de gran altura desde el piso 15 de una torre residencial en Chongqing, en el suroeste de China, en 2020.

Ye también fue condenada después de que el tribunal determinara que obligó a Zhang a matar a los niños pequeños, una niña de 2 años y un niño de 1 año, ya que los veía como un “obstáculo” y ayudó a escenificar sus muertes como una “caída accidental”, informa The Independent.

La pareja fue condenada a muerte en 2021, pero no fue ejecutada hasta esta semana tras un largo proceso de apelación que resultó en un segundo juicio para Zhang y Ye, afirma el China Daily.

El Tribunal Popular Superior de Chongqing confirmó el fallo original y dijo que las sentencias impuestas a Zhang y Ye eran apropiadas.

Su fallo fue presentado para su aprobación al Tribunal Popular Supremo, que concluyó que tanto sus roles como su influencia general eran equivalentes, y que cada uno desempeñaba un papel principal y era el principal infractor.

El tribunal determinó que su motivo era “despreciable” y los medios “brutales”, lo que justificaba graves consecuencias de conformidad con la ley, según los medios locales.

No estaba claro cómo fueron ejecutados, pero el método más común en China es la inyección letal, según el Daily Mail.

Zhang había comenzado una relación extramatrimonial con Ye sin decirle que estaba casado y tenía dos hijos.

Pero después de divorciarse de su entonces esposa, Chen Meilin, en febrero de 2020, Ye instó a Zhang a matar a sus dos hijos, a quienes ella “consideraba obstáculos” para casarse y una “carga para su vida futura juntos”, escuchó el tribunal.

Después de arrojar a la muerte a su hija, Zhang Ruixue, y a su hijo, Zhang Yangrui, en noviembre de 2020, los videos de Zhang después del incidente parecen mostrarlo afligido por lo que acababa de hacer.

También se le vio golpeándose la cabeza contra la pared y sollozando incontrolablemente, informa el Express.

En ese momento, Zhang afirmó que estaba dormido cuando los niños «cayeron» y dijo que se despertó con la gente gritando en el piso de abajo.

La madre de los niños dijo que Zhang había pedido cuidar de su hija el día que los mató a ambos.

“En el momento en que escuché que mis hijos fueron arrojados del piso 15 por su padre y su amante, no pude encontrar palabras para describir mis sentimientos”, dijo.

“No podía imaginar lo que mis hijos habían experimentado desde el piso 15 hasta el suelo. ¿Estaban desesperados? ¿Tenían miedo?”.

El crimen de Zhang y Ye causó conmoción en toda China por su premeditación “a sangre fría”, así como por la edad de las víctimas.

Sus ejecuciones rápidamente ascendieron a la cima de una lista de temas de tendencia en el sitio de redes sociales chino Weibo el miércoles, recibiendo casi 200 millones de visitas.

«Hoy es realmente un buen día», se lee en un comentario que ha gustado mucho en una publicación relacionada de la agencia estatal de noticias Xinhua.

“El castigo se ajusta al delito”, escribió otro.