ARABIA SAUDITA considera aceptar el yuan en lugar del dólar para fijar el precio de sus ventas de petróleo a CHINA

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Los planes se deben al creciente descontento de Riad con su aliado EEUU, según fuentes citadas por el medio

Arabia Saudita está llevando negociaciones activas con Pekín sobre el ajuste de cuentas por parte de sus suministros de petróleo a China en yuanes, informa The Wall Street Journal, citando a fuentes conocedoras del asunto.

La entrada de la moneda nacional china en los contratos para el crudo reduciría la dominación del dólar sobre el mercado global, y marcaría un avance en dirección a Asia como gran exportador mundial.

Estas conversaciones se producen en un momento geopolítico de tensión por la guerra en Ucrania y el aislamiento de Occidente a Rusia, un gran productor de materias primas y exportador de petróleo. Se da la circunstancia de que los bancos centrales de Europa y EEUU, entre otras economías, han congelado el acceso de Putin a las reservas en dólares y otras divisas.

China compra más del 25 % de las exportaciones de crudo de Arabia Saudita. De ser pagadas en yuanes, las ventas impulsarían el prestigio del yuan a nivel global.

China es el primer importador de petróleo del mundo. De hecho, el gigante asiático se ha visto salpicado en los últimos días por el encarecimiento de esta materia prima, lo que era una amenaza para la recuperación económica que ha prometido para 2022.

Para Arabia Saudí, Pekín es un cliente muy importante, ya que representa el 25% de sus ventas de crudo anuales. De llegar a buen puerto la negociación para dejar atrás el dólar, cerrar estas transacciones en yuanes impulsaría la posición de la moneda china en los mercados internacionales.

Las negociaciones también contemplan abrir contratos de futuros denominados en yuanes. Serían conocidos como petroyuan.

Las negociaciones sobre el tema se mantienen de forma irregular hace seis años, pero se han acelerado este año junto con un creciente descontento de Riad con su aliado duradero.

Así, Arabia Saudita está enfadada con la falta de apoyo a su intervención en la guerra civil en Yemen, además de la determinación del Gobierno de Biden de acordar la reanudación del acuerdo nuclear con Irán. Asimismo, los líderes sauditas quedaron impactados por la precipitada retirada de EEUU desde Afganistán el año pasado, señala el medio.

La semana pasada, The Wall Street Journal informó, citando a funcionarios estadounidenses y de Oriente Medio, que los líderes de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos rechazaron mantener llamadas con Joe Biden, mientras Occidente busca reducir la importación de petróleo ruso.