Administración de múltiples dosis de refuerzo reducen el nivel de anticuerpos y la 4ta muestra resultados limitados con omicron

Compartir en...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

En Israel, el Hospital Sheba comenzó a administrar una cuarta vacuna a más de 270 trabajadores médicos: 154 que recibieron una vacuna de Pfizer-BioNtech y otros 120 que recibieron la de Moderna. Todos habían sido vacunados previamente tres veces con la vacuna Pfizer-BioNtech.

El hospital israelí dijo el lunes que la investigación preliminar indica que una 4ta dosis de la vacuna contra el coronavirus proporciona solo una defensa limitada contra la variante omicron.

El ensayo clínico encontró que ambos grupos mostraron aumentos en los anticuerpos «ligeramente más altos» que después de la tercera vacuna el año pasado. Pero dijo que el aumento de anticuerpos no impidió la propagación de omicron.

“Las vacunas, que eran más efectivas contra variantes anteriores, ofrecen menos protección frente a omicron”.

Los resultados preliminares generaron dudas sobre la decisión de Israel de ofrecer una segunda vacuna de refuerzo, y la cuarta en general, a su población mayor de 60 años. El gobierno dice que más de 500.000 personas han recibido el segundo refuerzo en las últimas semanas.

El Dr. Nahman Ash, director del Ministerio de Salud de Israel, dijo que la investigación no significaba que el cuarto intento de vacunación fuera un error. “Devuelve el nivel de anticuerpos a lo que era al comienzo del tercer refuerzo. Eso tiene una gran importancia, sobre todo entre la población de mayor edad”, dijo a Canal 13 TV.

Pero dijo que la investigación se tomaría en cuenta mientras las autoridades debaten si expandir la campaña de refuerzo adicional a la población en general.

Israel fue uno de los primeros países el año pasado en vacunar ampliamente a su población y el verano pasado se convirtió en el primero en ofrecer una vacuna de refuerzo. También se cree que la última campaña de refuerzo para los israelíes mayores es la primera de su tipo en el mundo.

Los agresivos esfuerzos de vacunación de Israel no han podido detener un brote de omicron en las últimas semanas. La variante ha causado niveles de infección récord y envió a un número creciente de personas al hospital, aunque el número de enfermos graves se mantiene por debajo de las oleadas anteriores.

También ha obligado a un gran número de israelíes a ponerse en cuarentena, poniendo a prueba escuelas y negocios.

El martes, el gobierno israelí dijo que estaba acortando el período de cuarentena obligatoria de siete a cinco días para ayudar a mantener la economía en funcionamiento.

«Esta decisión nos permitirá continuar salvaguardando la salud pública por un lado y mantener la economía en marcha en este momento por el otro, aunque sea difícil, para que podamos superar esta ola de manera segura», dijo el primer ministro Naftali Bennett.

Agencia Europea de Medicamentos de la Unión Europea:

La EMA ve «insostenible» la revacunación constante y avisa del peligro de «fatiga social»

A su vez la Agencia EMA de la UE dijo que «La administración de múltiples dosis de refuerzo a intervalos cortos no sería sostenible a largo plazo».

«La administración repetida de ‘refuerzos de COVID-19’ con intervalos muy cortos podría reducir el nivel de anticuerpos que se pueden producir en cada administración».

Respecto a la cuarta dosis, la EMA aún no ha visto datos sobre ella. “Actualmente, no hay evidencia de la necesidad de una cuarta dosis en la población general con las vacunas actuales”, ha aseverado Cavalieri.

En personas con sistemas inmunitarios gravemente debilitados, que han recibido las tres dosis de la pauta de vacunación primaria, “sería razonable que las autoridades de salud pública consideraran la administración de una cuarta dosis de las vacunas COVID-19″.

El regulador europeo apuesta por el desarrollo de nuevas vacunas polivalentes, capaces de neutralizar tanto a ómicron como a otras variantes del virus, que se inyectarían coincidiendo con el inicio de la estación fría, como ocurre ahora con la gripe.

«A juicio de los reguladores, los laboratorios deben explorar la viabilidad de desarrollar vacunas bivalentes o polivalentes, con el fin de determinar si ofrecerían ventajas frente a las vacunas monovalentes por lo que se refiere a la capacidad de neutralizar de forma cruzada otras variantes de preocupación», señala Cavaleri.

La EMA ha dicho que para aprobar cualquier nueva vacuna contra la Covid con una composición distinta necesitará ensayos clínicos que demuestren «una respuesta inmune superior a la que generan las dosis de refuerzo actualmente disponibles». La decisión final se adoptará también de forma coordinada con el resto de reguladores del mundo.